Beneficios de tener una nutrición adecuada

La salud del corazón

Una dieta baja en grasas, colesterol y sodio puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Los tipos de grasa en su dieta juegan un papel importante en su nivel de riesgo. Las grasas saturadas y trans – que comúnmente se encuentran en las carnes rojas, alimentos fritos, aceites de coco, aceite de palma, margarinas y bocadillos empacados – aumentan el riesgo y deben ser evitados. Las dietas que reducen el riesgo de enfermedades del corazón son ricas en frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. El objetivo es de cuatro a cinco porciones de frutas y de cuatro a cinco porciones de verduras por día.

alimentos_001

Huesos y dientes fuertes

Una dieta rica en calcio mantiene los huesos y dientes fuertes y ayuda a prevenir la pérdida ósea asociada con la osteoporosis. Los productos lácteos bajos en grasa, como la leche, el queso y el yogur; verduras de color verde oscuro, como la col china y el brócoli; y alimentos fortificados, tales como productos de soja, zumos de frutas y cereales son una buena fuente de calcio. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan 1.000 miligramos de calcio al día para un adulto normal de 19 a 50. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio; elegir los productos enriquecidos con vitamina D para equilibrar su nutrición.

Energía

El aumento de los niveles de energía son los beneficios inmediatos de cambiar a una dieta saludable. Eliminando el exceso de grasas, azúcares y carbohidratos refinados ayudas a prevenir las fluctuaciones de azúcar en la sangre. Ejemplos de carbohidratos refinados incluyen dulces y panes blancos. Los carbohidratos no procesados incluyen granos enteros, frutas y verduras, que son más nutritivos. Esto le permite mantener el azúcar en la sangre estable y los niveles de energía constantes como resultado. Las comidas pequeñas y frecuentes, también ayudan a mantener la energía. Además, comer un desayuno saludable ayuda a mantenerse con energía durante todo el día.

la salud del cerebro

Una nutrición adecuada aumenta el flujo de sangre a su cerebro, protegiendo las células del cerebro y ayudando a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Para una dieta saludable del cerebro, debe evitar los alimentos fritos e inclinarse a los alimentos horneados, cocidos al vapor y a la parrilla. Además, debes comer frutas y verduras oscuras como la col rizada, espinacas, brócoli, ciruelas, pasas, arándanos, frambuesas y cerezas. Las almendras, nueces y otros frutos secos son una gran fuente de vitamina E, junto con otras vitaminas, también ayuda a combatir la enfermedad de Alzheimer.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here